domingo, 7 de septiembre de 2014

EL DÍA VERDE

El día verde


por Alejandro Chitrángulo



El pasado viernes se festejó el día del árbol. No sólo en nuestro país, en varios países del mundo también se celebra. La primera conmemoración se realizó en Suecia, en el año 1840 y en cada país puede variar la fecha del homenaje. 
La celebración fue instaurada porque ya en aquella época, en algunos lugares del mundo se empezaba  a tomar conciencia de la importancia que tienen los recursos forestales, el cuidado que se debía brindar a los árboles, y los beneficios ambientales que estos nos brindan En Argentina el principal impulsor de la actividad forestal fue Domingo Sarmiento que en un discurso subrayó: “El cultivo de los árboles, conviene a un país pastoril como el nuestro, porque no solo la arboricultura se une perfectamente a la ganadería, sino que debe considerarse un complemento indispensable. ¡Planten árboles!”. La prédica de Sarmiento encontró eco treinta años después, cuando el 29 de agosto de 1900, el Consejo Nacional de Educación, en base a la iniciativa del Dr. Estanislao Zeballos, instituyó dicha fecha, en celebración al ”Día del Árbol”.
La conciencia arborícola en el siglo 21
Hoy a más de 100 años de la iniciativa de Zeballos, nos encontramos, con gran cantidad de organizaciones ambientalistas pro – árbol, muchísima información ecológica y ambiental en los medios y también se ha convertido en un tema de estudio en la currícula oficial, creando conciencia, a los más jóvenes, desde la escuela primaria.

¿Qué pasa en casa?

Desde hace un tiempo recorriendo nuestra ciudad se puede ver gran cantidad de árboles 
cortados, arrancados de raíz, brutalmente podados, o directamente mochados, que nunca son repuestos o que si logran sobrevivir a las salvajes mutilaciones quedan tan débiles y enfermos que se convierten en árboles peligrosos.
Es posible que a nuestra ciudad le haga falta una ordenanza moderna que regule el cuidado de los árboles públicos. Igualmente las sanciones están previstas por la ley desde hace muchos años y es muy claro que el valor de una multa no le repone a la comunidad los beneficios ecológicos que brinda un árbol que a la naturaleza le llevó muchas decenas de años crear. 
Pero más allá de las políticas públicas, leyes y ordenanzas: ¿Qué nos pasa a los ciudadanos de Lanús que no queremos los árboles de las veredas? ¿Son tan molestos?

Calidad ambiental

Lanús es una ciudad densamente poblada, con casi 500 mil vecinos viviendo en 3.621 manzanas. El medio ambiente se encuentra cargado de factores contaminantes producto de la actividad económica humana. Hay polución fruto de cientos de fábricas, miles de motores quemando combustible fósil y basurales a cielo abierto. Esto hace que el aire que respiramos no sea el más puro. Hasta ahora la primera barrera de defensa que tenemos contra esa contaminación, son los árboles y un buen régimen de vientos que limpian la atmosfera de nuestra llanura. 
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda entre 10 y 15m² de espacio verde por habitante. Los beneficios producidos en una ciudad gracias a una presencia significativa de espacios verdes son innumerables. Además de los beneficios en relación al bienestar físico, como elementos mitigadores de contaminación y sumideros de C02, la existencia de espacios verdes dan estructura a la ciudad, y amortiguan el impacto producido por niveles excesivamente altos de densidad y edificación, de ahí su gran importancia como elementos clave en la prevención de riesgos naturales y mitigación de los efectos producidos por el cambio climático.
Lanús tiene en su superficie total 48 km² o 48 millones de m², unos 100 m² por habitante (10 x 10 m para cada uno). Si a esta ecuación le restamos toda la superficie construida, más el cemento de calles y veredas, seguramente nos encontraremos muy ajustados para cumplir con las recomendaciones. La falta de lugares libres para construir espacios verdes de esparcimiento es muy difícil de resolver, pero lo bueno es que la falta de áreas verdes en alguna manera se puede suplir con árboles en las veredas.
El arbolado es parte fundamental de la sustentabilidad ambiental de nuestra ciudad y como tal debe ser cuidado y respetado por sus múltiples beneficios. Los arboles de nuestra ciudad reducen la velocidad del viento en un 50%, diluyen  la polución sonora, ya que el follaje detiene en buena  medida las ondas sonoras  (reducen 15 decibeles el sonido, por cada 10m. que se interne en los parques). Un árbol grande pueden consumir hasta 2,350 kg. de bióxido de carbono en una hora. Un árbol adulto puede producir 1.7 kg. de oxígeno molecular en una hora. Se ha establecido que un árbol adulto de tamaño promedio es capaz de filtrar en once horas el monóxido de carbono emitido por un auto en una hora. En verano  nos proveen de un sitio fresco, bajo un árbol, se produce una disminución de temperatura ambiental por las mañanas de hasta de 2°C, y por las tardes hasta de 5°C.  Esto se produce a través de la transpiración de las hojas, que a mayor temperatura, evaporan mayor volumen de agua.  
Las copas de los árboles son flexibles y están diseñadas para atrapar el agua de lluvia, haciendo que descienda lentamente y de esa manera logran que penetre bajo la superficie de forma regulada, haciendo que disminuyan los cursos de agua superficiales (napas) evitando las inundaciones y la erosión del suelo. Pinos y eucaliptos adultos, con sus raíces profundas, absorben mucha agua de las napas profundas pudiendo llegar a unos 300 litros diarios.

Mejoran la Calidad de Vida

Aparte de todos los beneficios mencionados, los árboles de la ciudad también aportan  al equilibrio psico-social del hombre urbano ya que los tonos verdes de las hojas producen tranquilidad a las personas. La mayoría de nosotros respondemos a la presencia de árboles no sólo admirando su belleza. En una arboleda nos sentimos serenos, sosegados, descansados y tranquilos, nos sentimos como en casa. Los pacientes en hospitales han mostrado recuperarse más rápidamente de cirugías cuando desde sus habitaciones se ven árboles. 
El problema de las raíces y las veredas
Las raíces de los árboles a las que les echamos la culpa de las veredas y calles deterioradas, no sólo le sirven de sostén, sino que absorben grandes volúmenes de agua del suelo, que de esta forma se seca, saneando napas, pozos negros, y cunetas de las zonas periféricas. Los arboles grandes que vemos en algunos barrios fueron plantados hace mucho tiempo, la mayoría cuando las calles eran de tierra y se utilizaba el clásico zanjón de donde el árbol tomaba agua.
No existe una excusa tan poderosa que permita pensar en erradicar alegremente todos los grandes árboles de nuestra ciudad. El daño ambiental será muy fuerte y deberíamos esperar muchos años hasta tener una cobertura verde deseable. La clave es el recambio, que debe ser paulatino y organizado. Así como se puede diseñar la copa de un árbol partiendo de su estructura original y utilizando la primera poda de formación, se puede también trabajar sobre la estructura del sistema radicular para su manejo. Es muy importante que cuando plantemos un árbol nuevo sea de una especie adecuada al ancho de la vereda y que le demos el cuidado que se le debe dar al espacio libre que se deja para el desarrollo de las raíces.  

Cuestión cultural

Uno de los indicadores de nivel de calidad de una ciudad son sus árboles, que como pudimos ver no son meros ornamentos. Plantar, cuidar y proteger el patrimonio arbóreo de nuestra ciudad, no es sólo tarea del gobierno municipal. Los árboles de las calles, plazas y paseos son propiedad de todos los vecinos y cada uno de nosotros debe ser principalmente responsable de velar por el árbol que tenemos frente a nuestras casas y en menor medida por todos los árboles de Lanús. Porque solo de esa manera podremos garantizar un media ambiente sostenible y un aire respirable para futuras generaciones. 

Si no tenés un árbol en la vereda, este es un buen momento para plantar.
“Una sociedad se hace grande cuando los ancianos plantan árboles aunque saben que nunca se sentarán a su sombra”, proverbio griego.

miércoles, 16 de abril de 2014

EL RANKING DE LAS FOBIAS

EL RANKING DE LAS FOBIAS
Por Alejandro Chitrángulo

La vida moderna en las grandes ciudades casi siempre trae aparejado un estado de tensión continua, el exceso de trabajo, las preocupaciones desmedidas por lo cotidiano, el miedo a no poder mantener un estándar de
vida “respetable”, la inseguridad, la inflación, etc.,  muchas veces hacen que se desencadene una fobia. Según los expertos en psicología la vedette de los trastornos es el ataque de pánico, a pesar de que no es el que (en cantidad) más gente sufre.
En una reciente charla el doctor en Psicología Gustavo Bustamante presidente de Fobia Club enumero los males "sociales" que con más frecuencia se dan en la actualidad. El definió los trastornos de pánico como "crisis que se presentan de manera espontánea e inesperada, y simulan un ataque cardíaco". Taquicardia, ahogo, mareo, náuseas o molestias abdominales y sudoración son algunos de los síntomas que lo caracterizan y que -dada su intensidad- "generan tanta angustia que la persona consulta rápidamente".
En segundo lugar se ubican los trastornos de ansiedad social, el cual Bustamante definió como el que sufren aquellas personas que "no logran interactuar, sienten que no pueden hablar con otras personas". Padecida por el 13% de la población del mundo, el paciente siente ansiedad cuando se expone a reuniones públicas (su ansiedad es irracional y el paciente trata de evitar por todos los medios el contacto social). Cuando el paciente se ve forzado al contacto social, por ejemplo en bancos, universidad, fiestas, restaurantes, cines, reuniones, comienza a sentir síntomas de ansiedad, que pueden desembocar en una crisis de pánico.
En el "puesto" número tres, se lo lleva la ansiedad generalizada. Se da en personas que tienen preocupación permanente de posibles catástrofes, viven en "estado de alarma".
En el numero cuatro, le siguen las fobias, caracterizadas por un temor irracional, ante la presencia de cualquier objeto o situación temida como: animales (cucarachas, ratas, arañas, víboras) o parte de ellos (plumas, pelos), sustancias u objetos (sangre, líquidos sexuales) o situaciones (tormentas, inundaciones) que provocan fuerte temor al exponerse a ellas y que el paciente trata a toda costa de evitar.
"En el último año aumentaron considerablemente las consultas por aerofobia, o miedo a volar", especificó Bustamante.
En el último lugar del ranking se ubican los trastornos obsesivos compulsivos (TOC). "Las personas que lo padecen, desarrollan ideas obsesivas y para aliviarlas hacen "rituales", como lavarse las manos permanentemente o no tocar determinadas cosas", explicó el profesional.
El TOC se caracteriza por las obsesiones, que son pensamientos o imágenes, absurdos, negativos, repetitivos y persistentes. La persona los vive como invasivos, e intenta rechazarlos, pero esto le resulta muy difícil de lograr
Consultado acerca de si aumentaron los casos en los últimos tiempos o antes se hablaba menos de estos temas, Bustamante aseguró que "gracias a la comunicación la gente se auto detecta que sufre un trastorno de ansiedad", aunque reconoció que "la ansiedad generalizada aumentó exponencialmente por el estilo de vida actual, que la favorece". "No es fóbico el que quiere sino el que puede", remarcó Bustamante, en referencia a las causas de éste tipo de patologías, y aseguró que existe una "predisposición biológica a padecerlas".
Asimismo, destacó que el rango de edad más importante en que se dan es de 20 a 30 años y que las sufren más las mujeres porque tienen "una sensibilidad biológica a desarrollarlo". La vulnerabilidad psicológica (si la persona se siente insegura o incapaz de resolver sus problemas) y el contexto (lo que se aprehende de la familia) son otros determinantes.
Con la premisa de que "cada persona es diferente", Bustamante remarcó que en casos de ansiedad, dos o tres meses de tratamiento suelen ser suficientes para observar "mejoras", y subrayó: "la gente se recupera totalmente". Los procedimientos a llevar adelante suelen ser "combinados": tras el diagnóstico el tratamiento suele ser psicológico y en algunos casos farmacológico para que la persona aprenda a vivir sin ansiedad.
"Lo positivo es pensar que éstas patologías tienen buen pronóstico", dijo Bustamante a modo de mensaje esperanzador y finalizó: "si se hacen las cosas bien, las personas se rehabilitan".
El rol de la familia
Los familiares a veces creen que con una postura rígida y autoritaria, los miedos patológicos se les van a ir, pero lo que realmente necesita el que lo sufre es contención y colaboración para la búsqueda de un tratamiento adecuado.
Recomendaciones para la familia:
- Comprenda que se trata de un miedo irracional
- Transmita tranquilidad y confianza
- Escuche, incentive a quien está en crisis a relajarse (regularizando la respiración, por ejemplo)
- Ayúdelo a comprender que no se encuentra en peligro y que no se va a morir
- Déle libertad de acción (seguramente buscará cosas que lo tranquilicen y reduzcan la ansiedad)
- Evite que lo rodeen personas ansiosas
- Infórmese
- Descarte otra enfermedad orgánica con un chequeo
- Consulte a profesionales especializados en Trastornos de Ansiedad
- Acepte, acompañe y aliente el tratamiento indicado

domingo, 6 de abril de 2014

Como cuidarse del Alzheimer


COMO CUIDARSE DEL ALZHEIMER

Por el Prof. Alejandro Chitrángulo

La enfermedad de Alzheimer se caracteriza por una declinación progresiva y mayormente irreversible en la memoria y la cognición. Con una población que envejece rápidamente (se estima que el 30% de la población tendrá 65 años o será mayor de esta edad para el año 2050), las proyecciones dicen que millones de personas desarrollará esta enfermedad debilitante
neurológicamente durante las próximas cuatro décadas.
Esta enfermedad neurológica implica al menos 4 cambios patológicos en el cerebro que traen deterioro cognitivo progresivo y pérdida de memoria:
• La acumulación de depósitos dañinos llamados placa senil alrededor de las neuronas (células cerebrales) y la formación de nudos neurofibrilares dentro de las neuronas.
• El daño oxidativo a las neuronas provocados por las especies altamente reactivas moleculares llamadas radicales libres.
• Un descenso en los niveles del neurotransmisor acetilcolina (una molécula que es vitalmente importante para la formación y retención de la memoria) en ciertas regiones del cerebro, resultando en un declive en la actividad colinérgica (función cerebral que depende de la acetilcolina).
• Cambios inflamatorios que pueden llevar a un daño neuronal o la muerte neuronal.
Se cree que el daño oxidativo al cerebro causado por los radicales libres juega un rol importante en el deterioro cognitivo característico de las demencias relacionadas con la edad. Los radicales libres son moléculas destructivas que son producidas dentro de las neuronas y en todas las células en el cuerpo cuando la energía química es generada a través de procesos metabólicos. En ciertas enfermedades como el Alzheimer, sin embargo, los radicales libres son producidos en mayores cantidades que la normal, llevando a un daño significativo e incluso a la muerte celular. En las autopsias cerebrales de los pacientes con Alzheimer, hay cambios patológicos distintivos causados por la actividad de los radicales libres, incluyendo un daño en el ADN y la oxidación de proteínas y lípidos.

Resveratrol una nueva arma contra la Demencia

Conociendo que el daño oxidativo contribuye directamente a las enfermedades   neuronales de la vejez, tiene sentido pensar que los suplementos antioxidantes pueden ser armas importantes en la guerra contra el Alzheimer y otras formas de demencia. Apoyando esta óptica están los resultados de un estudio de 442 pacientes mayores en Basel, Suiza, en el cual los investigadores descubrieron una correlación directa entre la retención de la memoria y los niveles sanguíneos de 2 antioxidantes comunes – alfa-tocoferol (vitamina E) Y beta-caroteno (un precursor de la vitamina A).
Uno de los más completos antioxidantes recientemente descubierto es el resveratrol. Un compuesto polifenólico (una amplia clase de flavonoides conocidos por su actividad antioxidante) descubiertos en la cáscara y semillas de las uvas que esta  presente en cantidades significativas en la raíz del Polygonum Cuspidatum, una planta que procede de China. Además de sus efectos cardioprotectores, el resveratrol parece ser útil para mantener el buen funcionamiento cerebral, protegiendo al cerebro de la demencia causada por patologías del sistema cerebrovascular. Este es el segundo tipo más común de demencia, después de la enfermedad de Alzheimer.

Un reciente estudio examinó el efecto protector del resveratrol contra la toxicidad causada por la proteína beta-amiloide (el componente principal de la placa senil) en las células endoteliales humanas. Los investigadores mostraron que, al menos en laboratorio, redujo la producción de radicales libres asociada con los beta-amiloides y protegió las membranas de las células epiteliales del daño inducido por los radicales libres. En otro estudio examinaron los efectos del resveratrol sobre las células neuroblastomas humanas sujetas a estrés oxidativo generado por los beta-amiloides. Se encontró que el resveratrol es efectivo en incrementar los niveles de los glutationes, un limpiador de radicales libres intracelular, el cual es el más importante antioxidante del cuerpo (por desgracia, no puede ser tomado como suplemento). El resveratrol también fue capaz de ayudar a prevenir la neurotoxicidad causada por el beta-amiloide.
Además de actuar directamente como un antioxidante, el resveratrol puede beneficiar el corazón y el cerebro de manera indirecta a través de la inducción del sistema hemoxigenasa presente en todas las células. La hemoxigenasa es una enzima que degrada la molécula de hemo, el transportador de hierro en la sangre (donde forma parte de una molécula mucho más grande, la proteína hemoglobina). Que reduzca los niveles de moléculas hemo libres en las células – especialmente en células tan sensitivas como las neuronas - es algo muy bueno, ya que los hemo libres actúan como un pro-oxidante. Por lo tanto, la hemoxigenasa actúa como un antioxidante; es inducida naturalmente en las neuronas en respuesta a una variedad de estresantes oxidativos.

La suplementación con resveratrol y ginkgo parece ser una manera sabia de ayudar a mantener saludable la función cognitiva y combatir la plaga del Alzheimer y otras formas de demencia.

lunes, 31 de marzo de 2014

REJUVENECIMIENTO CON CELULOTERAPIA

REJUVENECIMIENTO CON CELULOTERAPIA

 Por Alejandro Chitrángulo

Desde tiempos inmemoriales el hombre se empeña en la búsqueda de la fuente de la eterna juventud. En el comienzo fue la magia, luego pócimas secretas de algunos alquimistas, hoy la seriedad de la ciencia nos brinda
algunos métodos que nos pueden ayudar a sentirnos un poco mas jóvenes.
La Celuloterapia es un método terapéutico médico que es poco difundido, pero no novedoso.

Se practica desde 1931, tras el descubrimiento de su acción por el Prof. Paul Niehans (Suiza) y se basa en el empleo de células fetales o de animales jóvenes (donantes), que son aplicadas mediante una inyección intramuscular al receptor. En la actualidad se calculan en unos 8 millones de pacientes en todo el mundo, los que ya fueron tratados con esta técnica, siendo muy difundida en Alemania, Austria, Suiza, España y ahora en Argentina. Niehans, alcanzo gran notoriedad cuando, ante la impotencia del cuerpo médico papal fue convocado para atender al Papa Pío XII, ya prácticamente agonizante. El científico, vivió en la habitación continua a la papal y lo recuperó en solo 6 meses (diciembre de 1954); Pío XII vivió 4 años más en lucidez y vitalidad. Niehans también medicó al Emperador Hirohito, al Maharajá de Bombay y a miles de ricos y famosos. Era el dueño de la aún muy afamada "Clinic La Prairie" en Suiza.

Buenos resultados

La acción terapéutica de este método es fundamentalmente de "Revitalización" de tejidos, glándulas u órganos similares a los inyectados. Por eso se dice que su acción es "organoespecífica", o sea concentrada en el tejido-glándula-órgano homónimo del receptor. Revitalizar, en la biología moderna se entiende como poder lograr que un tejido, glándula u órgano funcione como en épocas anteriores a su estado en el momento de la terapéutica, y por un tiempo aceptablemente prolongado.

Esto no implica mayor plazo de vida, sino un funcionamiento como en años anteriores. Lo que permite deducir que el mejor funcionamiento ofrece mayores y mejores expectativas de sobrevida. La mayor utilidad la podemos encontrar en el tratamiento de la "enfermedad" más crónica y difundida: el envejecimiento. Pero en la práctica beneficia en cualquier momento de la vida en que se presenta una disfunción orgánica, o sea que hay partes del organismo "desvitalizadas". El esfuerzo provocado por las características actuales de vida, sobre todo a nivel empresarial y profesional, ha motivado que concurran a revitalizarse cada vez en mayor porcentaje, pacientes que no superan los 40-50 años de edad. Los médicos impulsores de esta técnica, manifiestan que es sumamente útil en "prevenir, retardar y disminuir" los procesos que acompañan a algunas enfermedades fortaleciendo los tejidos, favoreciendo la producción de nuevas células, más sanas, y promoviendo la purificación del organismo al estimular los órganos encargados de la desintoxicación y confían en que es muy eficaz a cualquier edad en los casos de reumatismos, insuficiencias sexuales, insuficiencia hepática o renal, estados de agotamiento psíquico-físico (stress, pérdida de la memoria, etc.), y hasta para el "Apoyo Biológico al Tratamiento Convencional del cáncer", por su acción beneficiosa para el sistema inmunitario.

Uno de los efectos más notorios y apreciados, es el referido al aumento de la respuesta del Sistema Inmunitario, comprobable por el incremento del número de las células defensivas, denominadas "Linfocitos T" (tanto OKT4 como OKT8).  ¿Por que se dice que esta técnica funciona? Porque las células aplicadas provienen de un mamífero (en la Argentina se utilizan vacunos) con un nivel de energía vital mayor al los del paciente receptor  (se utilizan fetos a término o animales muy jóvenes).  Ese material ya fraccionadísimo por la fagocitosis de los glóbulos blancos es transportado por toda la circulación y prontamente "reconocido" y "tomado como propio" por las células homónimas del receptor.  Esta terapéutica, actúa sobre el aspecto químico y funcional de las enfermedades, produciendo una modificación de las moléculas alteradas en los tejidos enfermos.

Las células implantadas contienen estructuras proteicas, las que al ser ingeridas (fagocitosis) por los linfocitos primero, y por los macrófagos en una segunda etapa, sufren transformaciones químicas que les conservan intactas sus estructuras moleculares. El organismo del paciente, recibe así una carga de macromoléculas con alto potencial revitalizador, ya que entre otras moléculas biológicamente activas, recibe ADN, ARN, albúminas, nucleótidos, aminoácidos, etc., que trabajan como verdaderas "matrices" de nucleótidos nuevos, que actúan fijando los aminoácidos de cada proteína del donante a estructuras homólogas en los tejidos del receptor.

Como hacerse uno de estos tratamientos

Los implantes se realizan por vía intramuscular, en distintos planos, con una frecuencia que puede variar entre 30 días y 90 días entre cada aplicación. Cada serie comprende un mínimo de 3 (tres) implantes, y es común realizar tres series por año. Cuando se busca esencialmente una prevención del envejecimiento del organismo, es habitual efectuar 1 (un) implante mensual durante seis meses consecutivos, y repetir una vez por año este método, varios años seguidos según la edad y el estado general del paciente.
En la Argentina existe la segunda planta en el mundo que ofrece productos "para uso en humanos" (en Veterinaria la Celuloterapia tiene ganado renombre), con control de autoridad sanitaria. Por eso en nuestro medio, los tratamientos sueles costar de 6 a 8 veces menos que en Europa. No son de venta al público, y se venden solo a los profesionales de la salud (médicos o veterinarios).

Resumiendo, podemos decir que posiblemente, cumpla con el ideal de la Geriatría: "No dar más años a la vida, pero sí más vida a los años".

DIME A QUE HUELES Y TE DIRÉ DE DONDE ERES

DIME A QUE HUELES Y TE DIRÉ DE DONDE ERES 
Por Alejandro Chitrángulo

«El olor es el resultado de la dieta y los occidentales olemos a mantequilla» Es la opinión del antropólogo David Howes, editor de la colección Sensory Formations de Berg Publishers (Oxford) y actualmente profesor de
antropología de la Universidad de Concordia, en Montreal (Canadá). Howes que lidera una de las grandes líneas de la antropología de los sentidos, trata de demostrar con sus estudios cómo la humanidad se organiza en grupos culturales en función de su sensorio, que a su vez prioriza una o varias modalidades sensoriales. Comparada con nuestra cultura, que es altamente visual, dice David Howes, «hay otras que elaboran su mundo extendiéndolo sobre otros sentidos». Y así descubrimos que en la India hablan de la emoción como un sabor y que en Papua Nueva Guinea se perfuman los sueños. También nos explica que los productos se diseñan para provocar sensaciones e impulsar a la compra, y que parte de la xenofobia tiene como reacción el disgusto por el olor del otro. «La cuestión», dice Howes, «es si el olor es intrínsecamente repugnante o una cuestión cultural». 
Al fin y al cabo, el olor es resultado de la dieta y a los occidentales, añade, «cuando vamos a otras partes del mundo, se nos dice que olemos a mantequilla». 
  
Cuestiones culturales 

Hay culturas con una idea más elaborada del sabor y el gusto que otras. Por ejemplo la India donde existen rituales tradicionales como el de comer con los dioses. Los dioses comen la esencia y los hindúes pueden comer los restos. Estos restos son divinos, han pasado a través de los dioses. La cocina y su pureza tienen una gran importancia en la sociedad india, que se basa en lo que uno puede y no puede comer. Los indios reconocen seis gustos básicos, no sólo cuatro como nosotros. A los sabores dulce, ácido, salado y amargo, ellos añaden además el gusto astringente y el picante. Cada casta se diferencia por su dieta. Así, el gusto provee un marco social, porque compartir la comida quiere decir pertenecer a una misma casta. Otro ejemplo es la cultura tradicional china, donde el aroma es más que un olor y tiene poder curativo. Siendo parte de uno de los aspectos de la medicina china. La creencia es que Ajustando los aromas se pueden generar diferentes estados de energía y traer a la persona a un estado de bienestar. Nosotros pensamos en los aspectos nutricionales de la comida pero no la imaginamos como medicinal. Siempre están ajustando la dieta para asegurarse de que hay equilibrio. Si una persona enferma es que ha perdido ese equilibrio y hay que ajustar la dieta para restablecerlo. Muchas de las infusiones de la medicina china tienen un sabor horrible para nosotros, y probablemente tampoco les sabe muy bien a los chinos, pero lo importante para ellos es su poder. Para nosotros el aroma es un efecto, no una causa. Para los chinos, es una causa, y lo usan para restablecer el equilibrio. Nosotros habitualmente no consumiríamos nada que tuviera un aroma horrible. 

Cuestiones raciales 

El rechazo frente a algunos aspectos de la comida asiática es resultado de no tener la misma apreciación de los olores. Los occidentales encontramos muchos de los olores de algunos alimentos repulsivos. El olor es un sentido muy emocional, que marca los límites sociales. Parte de la xenofobia tiene como reacción el disgusto por el olor de otros. 
La cuestión es si este olor es intrínsecamente repugnante o es simplemente cultural. El olor de las personas es el resultado de la dieta. Los occidentales olemos a mantequilla por tomar muchos lácteos. No existe ninguna otra sociedad en la que los adultos consuman tantos productos lácteos. Siempre pensamos que es el otro el que huele de forma extraña, no somos conscientes de nuestro olor. 

Comunicación multisensorial 

En marketing se intenta estimular el máximo de sentidos posible. Se trata de atraer todos los sentidos porque se quiere dirigir la razón del consumidor, de forma que al final su decisión no estará basada tanto en una valoración racional de la función y beneficio de cada producto sino en la estética. Hay empresas de cereales que han perfeccionado la textura y el crujido de los cereales o las papas fritas a un nivel muy elevado. Las empresas y los diseñadores de alimentos son conscientes de cómo los sentidos pueden estar asociados a sensaciones de placer. Parte del placer de la comida rápida para los consumidores es sin duda que se come con las manos, especialmente para los niños. La gente por lo general está de acuerdo en que cuando come con las manos la comida sabe mejor. 
En cierta ocasión se hizo un experimento interesante que implicaba añadir aroma de pino a pañuelos de papel. Los participantes dijeron que los pañuelos con aroma de pino eran, en comparación con los mismos pañuelos pero sin aroma, más frescos pero también más ásperos. Estas personas asociaron el aroma con las hojas de pino, que pinchan, por eso decían que los pañuelos raspaban. 
Los diseñadores de productos se toman mucho interés en estos aspectos y en cómo los sentidos son educados de forma diferente en diferentes sociedades. Otro de los aspectos estudiados por David Howes es lo que el llama la antropología del consumo. De qué forma las culturas cambian con la entrada de bienes «exóticos» en un mercado globalizado; cómo una sociedad se apropia, adapta y «domestica» los productos de otras sociedades. 
Un buen ejemplo esto es el sushi, ahora hay muchísimas variedades alrededor del mundo que han ido apareciendo en función de los mercados locales. La globalización, tiene dos vertientes, la de la homogeneización, como en el fenómeno de las cadenas de hamburguesas, con el mismo menú en todo el mundo, y la de la diversificación, en la que la gente combina la comida italiana, la asiática, la india, etc. La globalización no significa pérdida. En realidad, la tendencia más acusada es la de romper moldes. 
«Cada vez hay más interés en cruzar las fronteras en todo lo relacionado con la comida.

sábado, 28 de diciembre de 2013

Los deseos de navidad

Lanusverde Por Alejandro Chitrángulo.-

LOS DESEOS DE NAVIDAD

La tecnologia hace que dejemos de lado las postales navideñas, con los típicos dibujos de paisajes nevados, árboles y papas noeles, bien americanos al mejor estilo Coca-cola. Para suplantarlas con un frio mail o un whats App de compromiso o clasico compartir del facebook. Pero sea tarjeta y lapicera o teclado y pantalla, igualmente la idea es tratar de escribir algo que no sea repetitivo de otros años. Podría poner simplemente lo esperado, lo típico: feliz navidad y prospero año nuevo, ojalá el 2014 sea mejor que este 2013 etc ...
No importa si es en formato digital o la tipica tarjeta, Lo realmente original es poder escribir algo que hiciese que mis amigos realmente sientan el espíritu navideño y los verdaderos deseos que uno tiene para ellos desde el corazón. Pero, ¿Dónde encontrar el espíritu navideño?
 Creo que algunos estarán de acuerdo en que hemos convertido la navidad en una campaña de marketing desmedida donde compramos todo lo que las publicidades nos venden y hacemos que nuestros hijos esperen a un personaje gordo y abrigado que llega en trineo desde el gran país del norte trayendo en una bolsa roja con muchos productos hechos en China que nosotros pagaremos en cómodas cuotas. Mientras los niños piden y piden, como piqueteros en la puerta de la municipalidad, por que a eso los acostumbramos. Pero en la realidad prácticamente olvidamos celebrar el nacimiento de Jesús, mientras nos dejamos llenar los oídos de mensajes dulcísimos, de esos que hacen subir la glucemia y logran que nos obsesionemos con adquirir productos para festejar el consumismo crónico. Si uno logra sobreponerse a todo esto se puede dar cuenta de que la Navidad debería existir sólo porque, a pesar de lo que hacemos todo el año, llega ese momento mágico en que soñamos con un tiempo mejor, donde el amor sea la premisa fundamental, donde todos seamos más solidarios, tolerantes y compasivos. Y donde la ambición por el poder y la riqueza no sea el ejemplo de vida que queramos seguir. Eso que debería ser el espíritu navideño. Es ese deseo que apenas aflora en la navidad real el que nos persuade al fin y al cabo a pasar un año más entre los mortales. A comulgar con todo este montaje. A olvidarnos de casi todo, precisamente porque quizá si un día lográramos prolongar conscientemente ese deseo al resto del calendario, conseguiríamos sin duda comenzar a andar para mejorar el mundo en que vivimos.
Es precisamente por ello por lo que todos los mensajes y proclamas navideñas quedan desautorizados desde el principio. Porque quienes las lanzan son los que habitualmente están detrás de que nunca podamos mejorar colectivamente. Así, uno va buscando año tras año a quienes realmente merecen la pena. ¿Consumir o compartir? Las fiestas de fin de año pueden disparar el estrés a niveles insospechados. Hay problemas que consideramos normales todo el año: las peleas por ese ascenso en el trabajo, los problemas de pareja, el colegio de los nenes, las cuotas del maldito préstamo, los resultados de los análisis, el auto… siempre se rompe, los malos vecinos, los buenos vecinos, la luz que se corta, la inflación, Los impuestos, la lucha por llegar a fin de mes y muchos más. Es esa forma de vivir, la eterna carrera, ir por la vida contrarreloj. Tratando de ser feliz, de tener esa bonita familia, de triunfar. A esa eterna prisa, la temporada navideña no solamente le suma actividades, también las complica, reuniones y despedidas, los amigos, los del trabajo, los compañeros del curso, el grupo de los viernes, la familia de origen, la familia política. Y los regalos!! Para hijos, para padres, amigos, ahijados, compadres, abuelos, cuñados, nueras, yernos… días comprando. Y la comida, la del 24, la del 25, la del 31, la dieta del primero. Con quien las pasamos, con quien no las queremos pasar. ¿Asado o lechón? ¿Tinto, blanco? Creemos que lo importante es lo que compramos y lo creemos de corazón. Que lo básico es lo que ofrecemos hermosamente envuelto a aquellos que queremos o con los que nos sentimos de alguna manera comprometidos. Se nos olvida que todo regalo es únicamente un símbolo, por costoso, extravagante útil o interesante que sea, y los símbolos son objetos que tienen significación convencional, es decir que se establecen en virtud de la costumbre. En una sociedad donde el consumo se ha vuelto hábito donde los medios de producción y de comercialización están orientados para satisfacer necesidades diversas en muchos casos superficiales y superfluas ¿Podemos neutralizar esta parodia del afecto? ¿será posible sustraerse a tan poderosos estímulos y compartir abrazos, historias, tiempo, cercanía, cariño verdadero, sin dejarse arrollar por la propaganda ni rendirse a la poderosa tentación del consumismo? Creo que sí. Quizás, el espíritu navideño sea aprovechar esta época del año para decirle a los nuestros, cuanto los queremos y tratar de envolver en un hermoso papel multicolor todo el afecto que podamos dar. No creo que exista mejor obsequio para ofrecer. Después de estos pensamientos pude escribír los deseos, pero lo mas importante, Creo que recuperé parte del famoso espíritu navideño, al menos en forma de sonrisa.